¡Oh no! Los fantasmas se han vuelto a escapar. La misma historia cada Halloween… y Navidad; y Pascua, Janucá, Lunes, día del orgullo friki… cualquier día es una buena excusa para salir a hacer travesuras, o eso piensan los fantasmas del cementerio de Spanta.

 

Desde luego, custodiar estas tumbas no es tarea sencilla. Cada noche capturar fantasmas y colocarlos de nuevo en su sitio correcto es realmente agotador… Si lo llego a saber, nunca hubiera aceptado este empleo… ¡Y encima se pintan de colores! … Con lo a gusto que estaba en el “Burger Princess”.
SIGUE LA CAMPAÑA EN VERKAMI